PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA OLIVA - DOS HERMANAS
gadgets para blogger

domingo, 30 de junio de 2013

Una historia diferente

Junio 2013

Cuando decidimos entregarnos al otro de manera total y definitiva, de un modo permanente y exclusivo, comenzamos a vivir una historia diferente. Cada uno se convierte en protagonista para la otra persona y así gozamos de la alegría de la donación mutua.
Que seamos felices en este camino que iniciamos, que Jesús y María nos acompañen siempre como guías de nuestros matrimonios.
¡Enhorabuena a todos!

domingo, 23 de junio de 2013

Cursillos en Sevilla 2013

Como se aproximan fechas de descanso, propicias para hacer planes futuros, facilitamos el enlace de la Delegación Pastoral de Familia y Vida donde aparecen actualizados los cursos de preparación a la vida familiar.
Nuestro deseo es proponer una formación básica que suponga un acercamiento a la realidad eclesial y un conocimiento verdadero del significado del sacramento del matrimonio.

domingo, 16 de junio de 2013

Llenos de esperanza

Siempre tenemos la oportunidad de aprovechar nuestras capacidades y ponerlas al servicio de los demás. Por esta razón, recordamos una película que mantiene la fuerza de su mensaje: La ciudad de la alegría (Roland Joffé, 1992).
Es una cinta, basada en el libro del mismo título de Dominique LaPierre, que narra la historia de Max, un médico estadounidense, que viaja a la India para dar un sentido a su vida. Allí descubre la triste realidad que lo rodea: pobreza absoluta y una poderosa mafia local que se aprovecha de los más débiles. Ante la capacidad de resistencia de la gente decide dejar su pasividad y ejercer su profesión.
Según su director: “No es film para vender la idea de la pobreza. Trata sobre el gran poder del espíritu humano.”

video

domingo, 9 de junio de 2013

Una alegría o un problema


Cuando a una casa llega la noticia del nacimiento de un hijo se alzan mil voces. Hay consejos y opiniones para todos los gustos, nacidos de la experiencia y de la actitud ante la vida de cada uno.


 Siempre hay quien dice: Un hijo es un problema, se te acabó la buena vida, llegan las preocupaciones, otro gasto más en la familia, una carga para siempre…
También podemos oír: Un hijo es el mejor regalo, una gran alegría, una bendición del cielo, una ilusión…
Es cierto que todas estas ideas reflejan un determinado estado de ánimo y diferentes maneras de afrontar una realidad nueva en la pareja que, verdaderamente, supone un cambio en la vida diaria.

Pero no debemos olvidar que estamos llamados a transmitir la vida de manera generosa y responsable. Por ello, un hijo debe ser fruto del amor entre hombre y mujer, signo de donación mutua.
Es aquí cuando la familia de Nazaret se nos presenta como modelo de hogar, donde Dios se hace presente en cada momento de la vida y donde la entrega desinteresada se convierte en la razón última de nuestra existencia.

domingo, 2 de junio de 2013

¿Me quiere?

Transcribimos el texto de Juan Meseguer, El termómetro del amor: Su lectura nos invita a revisar nuestra actitud hacia el otro en las relaciones de pareja.

"Los italianos utilizan una frase muy bonita para expresar su amor: Ti voglio bene (te quiero bien). ¿Qué significa amar bien? Supongo que cada maestrillo tiene su librillo. Y, como no hay dos personas iguales en el mundo, esa pregunta exige una respuesta personal.

Pero hay un indicio que permite saber si estamos queriendo bien y si nos están queriendo bien: el amor no se queda en palabras; se ve y se plasma -con deficiencias, claro- en un estilo de vida generoso. Algunas expresiones de este tipo son:

  • Te trata con cariño y respeto.
  • Se sacrifica por ti y quiere tu bien.
  • A su lado, crece tu autoestima.
  • Respeta el santuario sagrado de tu conciencia, aunque no comparta todas tus creencias.
  • No te empuja a hacer cosas que repelen a tus convicciones más íntimas.
  • Te ofrece confianza.
  • Respeta a tu familia y a tus amigos, aunque a veces discrepe de ellos e incluso le caigan mal.
  • Te cuida. Se preocupa por ti y lo demuestra con pequeños detalles.
  • No es perfecto, pero sí inconformista: desea amarte más y mejor."